5 nov. 2012

Conciencia individual = Cambio colectivo

Creo que a día de hoy, todos sabemos que estamos en crisis, nos lo repiten por las mañanas, por las tardes y por las noches de lunes a domingo. Y además, no nos dan mucha esperanza.

Después de visto lo visto, también creo que ningún político, ni gobernante de izquierdas ni derechas nos va a sacar de aquí porque por encima de todo priman una serie de intereses que ni por asomo son los nuestros. Se llenan la boca con propuestas que cambiarían las cosas, con proyectos de ahorro y recorte y cuando llega la hora de la verdad ninguno hace nada.

A todos en mayor o menor medida nos ha tocado la crisis. Casi todas las familias tienen un miembro o más en paro; el que no, ha sufrido recortes en su nómina o condiciones laborales, etc. Y nos quedamos a la espera de qué se haga algo, de que se distribuya mejor el dinero, de que Europa no nos tenga que rescatar, de que el precio que se ha de pagar por los derroches anteriores no sea muy grande...pero ¿cómo distribuimos nosotros nuestro dinero, lo poco o mucho que tengamos?

Soy madre de familia y nuestra economía, también se ha visto tocada, como la de todo el mundo. Nuestros presupuestos para alimentación, ropa, gasolina, salidas y demás se han acortado bastante y hemos tenido que amoldarnos.

Un día fui a hacer la compra semanal y al pagar me dí cuenta que mi dinero, la partida de presunto (como dirían los políticos) destinada a alimentación, se quedó allí, en un mismo supermercado. Todo lo que tenía para la semana se lo dí a una misma entidad (casi como los políticos). Aún recuerdo cuánto me indigné cuando el gobierno español "endiñó" dinero a los bancos y los pobres españolitos nos quedábamos colgados con nuestras deudas. Y ahora yo estaba haciendo lo mismo. En menor escala, pero lo mismo.

Y pensé: "Se acabó, esto lo tengo que cambiar, y si yo, y otro, y otro, y otro también lo hacen, esto puede cambiar".

Todos decimos apoyar al pequeño comercio, a las tiendas locales y a los negocios de barrio. Pero sinceramente, cuando compro en los míos, no hay colas para ser atendidos, ni colas en las cajas o en los mostradores para pagar como sí sigue sucediendo en los supermercados y grandes centros comerciales.

Creo que todavía nos queda mucho por hacer. Ya que el cambio está en nuestra mentalidad. En pensar, que nadie nos va a sacar de la crisis a menos que lo hagamos nosotros mismos. Que si cada uno se conciencia de manera individual en comprar el pan en las panaderías; la carne, en la carnicería; y cada cosa, en la tienda más cercana, el cambio colectivo será posible. Los pequeños negocios que aún se mantienen podrán seguir y quién sabe si hasta prosperar y a la larga ampliar y empezar a mover esta economía que está agonizante.

Así que por favor, cuando presupuestemos, no seamos como los políticos y concienciémos que sí podemos cambiar esto, que además está en nuestra mano y entonces, actuemos en consecuencia.

2 comentarios:

  1. Estoy totalmente de acuerdo contigo. Cambiemos nosotros y cambiará el mundo. ¿Y qué sería de nuestros barrios sin nuestros tenderos? Feliz semana.

    ResponderEliminar
  2. Hola Floreal....es increíble, que siempre tenga un comentario tuyo por más que tarde en escribir. Mil gracias, por estar siempre ahí, por tus comentarios y por aportarme tanto.
    Un beso.

    ResponderEliminar