4 oct. 2010

La Presa de El Limonero

 Ayer pasamos la mañana del domingo paseando por la presa. Si no sois de Málaga, puede que no os parezca un plan muy apetecible, pero desde allí se encuentra una de las mejores vistas que tiene nuestra ciudad. Y justo al lado del jardín botánico de La Concepción.
Como siempre, el pequeño ninja puso sus quejas, pues eso de andar más de diez pasos seguidos no va con él. Y acudió con la cara de enfado todo el camino. Ni mis intentos para convercerle ni las amenazas de castigo de su padre pudieron con su testarudez. Sólo cuando llegamos a la cima de la presa y divisamos por un lado la ciudad a nuestros pies y por el otro el gran embalse de agua, su cara cambió. Y su apatía torno en interés mientras escucha como el señor Yamamoto le explica cómo en ocasiones, cuando las lluvias abundan, tienen que abrir la presa y soltar agua para que Málaga no se convierta en una ciudad submarina.
Mientras escuchaba, preguntaba y discurría, cruzamos la presa entera, bajamos al embalse, volvimos a subir y la cruzamos de vuelta, el camino se le hizo corto y a nosotros inolvidable.

Y cuando nos marchábamos ninja nos sugirió que volviésemos otra vez, pero con barcas y cañas de pescar para pasar un día entero. : )

P.D. Gracias a todos los comentarios de mi entrada anterior Oh happy day!! Me han hecho mucha ilusión y me habéis levantado el ánimo.

1 comentario:

  1. Tiene delito ser de Málaga y no saber que se puede pasar sobre la presa, sobre todo con lo que me gustan...

    ResponderEliminar